El Blog de Sunara
Alianzas. Joyas Cargadas de Simbolismo

Alianzas. Joyas Cargadas de Simbolismo
1 de Marzo de 2018 1 comentario

Seguramente habremos asistido en innumerables ocasiones a ese particular intercambio de alianzas que tiene lugar en cada una de las ceremonias de boda en las que hemos participado. Probablemente nunca hayamos reparado en este hecho, considerándolo como algo que va indisolublemente unido a este ritual a través del cual dos personas se manifiestan públicamente su amor. O quizá nos hayamos preguntado qué hay detrás de este acto tan particular, pero sin llegar a tener una idea clara del significado que tiene. A pesar de este aparente convencionalismo, de lo que no cabe ninguna duda es de la profunda carga simbólica que rodea a esta joya tan particular.

Hemos de remontarnos al antiguo Egipto para encontrar lo que podría ser el origen del intercambio de anillos en las ceremonias de unión entre dos personas. Entonces, se trataba de amuletos con una profunda carga mágica y religiosa, en los que el material en el que estaban fabricados no era lo más importante (podían ser de marfil, cáñamo, hueso o cuero), pero en los que ya se encontraba el simbolismo que ha llegado hasta nuestros días: su forma redonda significaba perfección, ausencia de principio y final, el amor infinito, en definitiva.

Sin embargo, con la llegada de los romanos, ese simbolismo se vio relegado a un segundo plano, dando paso a una utilidad mucho más pragmática. En esta época las alianzas eran principalmente sellos fabricados en hierro que identificaban el linaje de la persona que lo portaba y se empleaban para tareas como la firma de documentos oficiales o para marcar las posesiones. Como curiosidad, los romanos fueron los primeros en referirse a la vena amoris, de la que hablaremos un poco más adelante. ¡Os invitamos a leer el artículo hasta el final para saber a qué nos estamos refiriendo!

Anillo de Boda Romanos

Un cambio importante se produce a partir del Siglo III d.C., y es que es a partir de este momento cuando comienzan a fabricarse los primeros anillos de boda de oro. Se trataba de diseños muy sencillos que podían incluir elementos como manos entrelazadas o bandas con inscripciones.

El uso del oro en la fabricación de las alianzas se fue extendiendo hasta llegar a las ceremonias cristianas del Siglo IX, donde alianza de oro ya era considerada como una parte más del ritual, con toda esa carga simbólica de fidelidad y compromiso que ha llegado hasta nuestros días. Los diseños pasaron a ser algo más elaborados, en los que se podían apreciar palomas, liras o manos entrelazadas, hasta que en el Siglo XIII, y debido a una orden eclesiástica, los diseños se simplificaron para evitar que las alianzas fuesen percibidas como símbolo de ostentación y vanidad.

El Renacimiento supone un paso más hacia las alianzas tal y como las concebimos en la actualidad: es en esta época cuando se generaliza la práctica de inscripciones en la superficie de los anillos. En un principio se trataba de grabados visibles en la parte exterior de la joya. Posteriormente, gracias a la evolución técnica y la pericia de los orfebres, se dio paso a las inscripciones en la parte interior, que consistían en mensajes privados que solo podían ser vistos por los contrayentes.

Durante el Siglo XVIII asistimos a nueva vuelta hacia diseños más complejos y sofisticados, entre los que podemos mencionar los anillos Gimmel o los anillos Possie. Los primeros consistían en dos o tres aros que se entrelazaban, de forma que, desde el momento del compromiso, cada miembro de la pareja llevaba uno de ellos, hasta el momento de la boda, en el que los aros se unían y pasaba a llevarlos la novia. En ocasiones, llevaban una piedra en forma de corazón que se hacía visible en el momento en que se juntaban. Los anillos Possie eran más sencillos e incluían breves poesías, primero en el exterior y más adelante en el interior, con un carácter más privado. Tenían un significado mágico, por el cual se cumplirían los deseos inscritos en los anillos.

Anillo Possie

Y así, llegamos hasta nuestros días donde, con algunas pequeñas variaciones y con los inevitables vaivenes de las modas, se ha mantenido este rito tan particular con el predominio, por lo general, de diseños sencillos, poco recargados, en oro amarillo o blanco en los que habitualmente se graba en el interior el nombre de la persona con la que se contrae matrimonio y la fecha de la celebración.

¿Dónde nos ponemos la alianza?

Seguro que se trata de una de las preguntas más habituales entre las parejas en los momentos previos a la celebración de la boda. Pues bien, en la actualidad la costumbre es llevar la alianza en el dedo anular, lo cual tiene que ver con la vena amoris romana (o “vena del amor”) de la que hablábamos antes, que es el término que se utilizó en aquella época para designar a la vena que, según la creencia, unía este dedo directamente con el corazón.

No existe, sin embargo, tanto consenso con respecto a la mano en la que se debe llevar la alianza, ya que dependiendo del país, e incluso de la región es costumbre llevarla en una mano u otra. En nuestro país, por ejemplo, en la mayoría de las zonas suele ser costumbre que la novia lleve el anillo de compromiso en la mano derecha hasta la boda, donde pasa a llevarlo en la izquierda para portar en la derecha la alianza. El novio, por tanto la suele llevar también en la derecha. Sin embargo, esto no siempre es así, ya que en la Cataluña o la Comunidad Valenciana se suele hacer justamente al revés.

Alianzas Sunara

Cada boda es diferente, cada persona es especial. Si estás viviendo ahora mismo ese momento tan maravilloso, no tengas ninguna duda de que en Sunara estaremos encantados de acompañarte. No importa si te gusta más el oro blanco, el amarillo o incluso el rosa, o si decides llevarla en la mano derecha o en la izquierda, en el dedo anular o en otro o si prefieres llevarla colgada de una cadena; en Sunara, nuestra alianza favorita es la que más te guste a ti. Por eso hemos lanzado nuestra colección Alianzas Sunara, en la que podrás encontrar los diseños más clásicos, algunas revisiones a estos diseños que llevan nuestro sello característico y otros más atrevidos que no dejarán de sorprendente.

Alianzas Sunara

Por supuesto, todos ellos con las opciones de personalización que tanto te gustan. Además, estamos trabajando en nuevos diseños que te dejarán con la boca abierta. Y, por si esto fuera poco, si ninguna de estas opciones se ajusta a lo que tú tenías en mente, puedes contarnos tu idea y estaremos encantados de hacerla realidad en nuestro propio taller. ¡No olvides que formamos parte de la tercera generación de la familia Mirayo, una de las firmas con más tradición en la ciudad de Madrid durante los últimos cien años!

Comentarios

Rosana

4 de Abril de 2018 a las 07:55

Me encanta el post y sobre todo los dos anillos de las fotos. Ciertamente el anillo de comprimiso y la alianza de bodas serán las joyas más importantes y más cargadas de simbolismo que tengamos en nuestra vida, por eso es importante pararse a elegir una buena pieza que se adapte a nuestros gustos, más aún hoy en día, que los joyeros ofrecen gran variedad y posibilidades infinitas de personalización. Un saludo de www.diamonds-usa.com

Envía un Comentario

Al hacer un comentario confirmo que he leído y acepto las Condiciones Legales

Compartir por email

Tu mensaje ha sido enviado correctamente. Puedes enviar más, si lo deseas.

x

(Puedes incluir varios, separados por ',')

Enviando...

Tu cesta está vacía

Continuar

Este sitio usa cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Más info: política de cookies. Aceptar