El Blog de Sunara
El brillo de nuestras piedras preciosas

El brillo de nuestras piedras preciosas
20 de Mayo de 2016

Conociendo nuestras piedras preciosas

En nuestra apuesta por ofrecer la máxima calidad y la experiencia más satisfactoria a nuestros clientes, todas las piedras que utiliza Sunara en las piezas son piedras preciosas certificadas.

En este post queremos que las conozcas un poco mejor. Lo más cautivador que tienen es su brillo y su color naturales, pero ellas también tienen una interesante historia que contar. De hecho, la profetisa y doctora alemana Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179) relató los poderes curativos de las piedras preciosas en su libro Física. Según su opinión, las piedras preciosas nacen de la poderosa combinación de agua y fuego, por lo que tienen poderes que corresponden a estos fenómenos.

Repasemos juntos las nueve piedras que más utilizamos en nuestros diseños, con algunas notas técnicas y, sobre todo, con esa historia que las hace especiales. Como tenemos mucho que contar sobre ellas, y no queremos aburrirte, las vamos a dividir en dos posts.

Priedras preciosas: la amatista, el citrino, el diamante y la esmeralda

Amatista: esta piedra preciosa tiene un color púrpura muy característico, que hizo antiguamente se le reconociera como “cuarzo morado transparente.” A pesar de que el color púrpura es el más característico, y el que utilizamos nosotros en todas nuestras joyas exclusivas, con el tiempo se han creado algunas variantes. Por ejemplo, a través de tratamientos términos, se pueden obtener amatistas en tonos rosa pálido o violeta rojizo.

La leyenda cuenta que la amatista se conoció por primera vez en la antigua Grecia. El dios griego Dionisio enfureció debido a un insulto de un hombre y prometió vengarse descargando su ira sobre la primera persona que pasara por un sendero que él vigilaba. Amatista, una bella joven soltera, en su camino a rendir homenaje a la diosa Diana, atravesó este sendero. Entonces, la diosa Diana transformó a Amatista en una estatura de cuarzo puro cristalino, para protegerla de la ira de Dionisio. Éste, al ver lo que había provocado su ira, lloró lágrimas de vino a la vista de la hermosa estatua. Las lágrimas del dios mancharon el cuarzo de púrpura, creando la famosa piedra amatista.

Citrino: su nombre se debe al color amarillo limón que alberga en su interior y que en francés se dice “citron”. Además de este tono “citron” tan característico podemos encontrar citrinos en tonos más dorados e incluso anaranjados. Debes tener cuidado cuando compres piezas con citrino de pedir el certificado correspondiente, ya que podemos encontrar en el mercado piedras vendidas como citrino pero que en realidad son amatistas tratadas térmicamente. Un consejo para distinguirlas, si ves que el citrino tiene un tinte rojizo, entonces son amatistas.

En tiempos antiguos, se consideró al citrino como piedra protectora frente al veneno de serpiente y los pensamientos malignos. Hoy esta piedra se asocia con cosas más agradables, ya que simboliza el éxito y la prosperidad.

Diamante: es la reina indiscutible de las piedras preciosas. Su pureza, brillo, resistencia, escasez y  las condiciones tan extremas para su formación le han convertido en las últimas décadas en la piedra más preciada para los amantes de las joyas y de las inversiones rentables. Una vez más, el origen del nombre de esta piedra preciosa se sitúa en la antigua Grecia. Según dicen los expertos, deriva del término ἀδάμας (adámas), que significa propio, inalterable, irrompible, indomable.

La característica que le distingue de cualquier otra piedra es ese brillo constante que hipnotiza. La escasez de este tipo de piedras hace que en algunos casos, los menos, algunas joyerías entreguen diamantes de menor calidad que la que prometen e, incluso, otras piedras como la circonita. Por ello, es muy importante que siempre pidas certificación de tus diamantes. Además, si alguna vez dudas si una piedra es diamante, acércala a luz y disfruta de su brillo inconfundible.

En Sunara únicamente utilizamos diamantes auténticos, certificados como diamantes de color G-H y pureza VS.

Esmeralda: es la piedra más preciosa en el grupo de berilo. El origen de su nombre se sitúa en la antigua Grecia y, concretamente, en el término smaragdos y que significa "piedra preciosa verde." Su increíble color verde le ha concedido siempre un papel protagonista dentro del panorama de las piedras preciosas. De hecho, la esmeralda está dentro del selecto Top 4 de las piedras preciosas más valoradas junto a zafiro, rubí y diamante.

Por definición, el color de la esmeralda es medio oscuro, como un verde azulado. Sin embargo, el color más popular de esta piedra es un verde con tono ligeramente azulado con fuerte saturación. Para distinguir a este tipo de esmeralda, se le denomina “colombiana” aunque no proceda de este país (que de hecho es el mayor productor a nivel mundial de esmeraldas).

Esta piedra tiene la peculiaridad de que se ha desarrollado un corte especial para ella, denominado “corte esmeralda”. El diseño claro de este corte rectangular o cuadrado con sus esquinas oblicuas resalta la belleza de la esmeralda.

No podemos despedirnos sin recordarte que todas las piedras preciosas que encontrarás en nuestras joyas de diseño son auténticas, certificadas y de máxima calidad.  Ahora que las conoces un poco mejor, entra a nuestra Colección Latina y personaliza nuestros diseños escogiendo tu piedra favorita.

Comentarios

Todavía no hay comentarios. Puedes publicar uno.

Envía un Comentario

Al hacer un comentario confirmo que he leído y acepto las Condiciones Legales

Compartir por email

Tu mensaje ha sido enviado correctamente. Puedes enviar más, si lo deseas.

x

(Puedes incluir varios, separados por ',')

Enviando...

Tu cesta está vacía

Continuar

Este sitio usa cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Más info: política de cookies. Aceptar